Información / Artículos
Vegetarianismo

 

La Remolacha
(betarraga)



Sinonimia hispánica: remolacha de mesa, remolacha colorada, remolacha de huerta, betabel

Descripción: Raíz tuberosa de la remolacha roja ('Beta vulgarís' L. ssp 'vulgarís' var 'condítíva'
Alef), planta herbácea de la família de las Ouenopodíáceas

Esta verdura es muy útil en la alimentación, sobre todo por su contenido en vitaminas (especialmente las hojas), y azúcar (sacarosa). Su jugo rojo es antianémico.

Esa tonalidad rojo sangre de la remolacha, da una alegre nota de color a los platos de ensalada ya las papas a las que tan bien acompaña. ¿Será que la remolacha tiene sangre de verdad?

Así podrían pensar aquellos que a las pocas horas de haber comido remolacha, emiten orinas o heces rojas como la sangre: ¡Qué susto! Pero no se trata de sangre, sino de un pigmento peculiar de esta planta, llamado betacianina.

Se puede usar en ensaladas previamente cocidas, o cruda rallada. Las hojas se pueden cocer así como las de la acelga. En todos los casos, tanto la raíz como las hojas, deben ser bien cocidas cuando sea posible en ollas de presión y en muy poca agua.

Según el Dr. L. Ochoa, el zumo de remolacha es un rápido e intenso constructor de las plaquetas de la sangre, así como un transportador de oxígeno y además, exalta las propiedades terapéuticas de esta verdura, en las siguientes palabras:
"En una civilización como la nuestra, en donde las gentes se hartan de alimentos formadores de ácidos y donde el estreñimiento es tan común, la betarraga debería comerse más frecuente y libremente, pues
es poderosa neutralizante de ácido del organismo y tiene un magnífico efecto laxante".

De entre todas las verduras comunes, la remolacha es la tercera por ser fuertemente alcalinizadora, y también es la tercera portadora de hierro orgánico entre los vegetales.
EI hierro no solamente es un elemento alcalino que ayuda a la remolacha a equiparar los cuerpos ácidos, sino que es de la mayor importancia en la formación de los glóbulos rojos de la sangre, venciendo la baja resistencia y produciendo energía.

La acción antianémica de la remolacha roja es bien conocida, y ha sido descrita por el doctor Schneider" entre otros. Su contenido en hierro (1,80 mg/100 g) y en vitamina C (30 mg), que favorece la absorción de este mineral, son más bien modestos, y no explican por sí solos la
notable acción antianémica de la remolacha roja. Probablemente sea alguno de sus componentes, no
bien identificado todavía, el que actúa estimulando la hematopoyesis (producción de células sanguíneas en la médula ósea)

El mayor efecto antianémico de la remolacha se obtiene tomando de 50 a 100 ml de su JUGO crudo fresco 101 recién obtenido. antes de las comidas, dos veces diarias. Resulta especialmente indicada en las anemias que no responden bien al tratamiento con hierro, y que suelen estar causadas por una baja producción de sangre en la médula ósea (anemias hipoplásticas)

La betarraga proporciona también un buen suministro de cobre, de modo que contiene los dos poderosos elementos para enriquecer la sangre. El cobre orgánico, cuyo déficit puede causar anemia, de cualquier modo ayuda al organismo a utilizar el hierro en la manufactura de la materia colorante roja de la sangre, así pues, el hierro y el cobre trabajar juntos.
Además, la remolacha es muy rica en potasio. silicio, sodio y cloro; figura también entre los relativamente pocos alimentos que encierran zinc, un elemento necesario en los tejidos cerebrales, que funciona en
conexión con el fósforo.
La remolacha está muy aproximada a ser la más rica en manganeso entre todos loS alimentos conocidos. Hoy día se oye hablar tanto acerca de nuestras glándulas endocrinas, de las secreciones internas, etc., que se ha llegado a saber que el manganeso es el elemento alcalino que sirve para alimentar y regularizar la función de estas glándulas; aunque en verdad sólo hay un débil indicio de manganeso en el cuerpo, sin embargo, aquel pequeño vestigio alimenta a las glándulas endocrinas y mejora la calidad de sus secreciones internas.

EI manganeso es, pues, esencial para vigorizar las glándulas suprarrenales, los ovarios, la tiroides, la paratiroides, la hipófisis, la glándula pineal, etc. Además está contenido en todos los glóbulos rojos de la
sangre, y en cantidades aún más pequeñas que el hierro; sin embargo, influye en el transporte del oxígeno desde los pulmones hasta todas las células del organismo.

También el manganeso ha sido llamado el elemento que despierta un hígado inactivo, y además aquieta los nervios perjudicados por un esfuerzo excesivo; es por esto que los alimentos ricos en manganeso, como la betarraga, han sido recomendados para los dolores nerviosos de cabeza y para vencer una incapacidad para reconcentrarse en aquellas condiciones que no fueron debidas a un desequilibrado suministro nervioso, originado por presiones sobre los nervios.

Por todo lo que hemos dicho vemos bien pues, que la betarraga es muy conveniente para los anémicos por su riqueza en hierro, potasio y manganeso; y en ensalada constituye un magnífico medicamento para
combatir los desarreglos de la sangre, bazo, hígado, etc.

El alto contenido en sales minerales de la remolacha, especialmente de potasio, calcio y magnesio, explica su efecto alcalinizador sobre la sangre. Muy recomendable en caso de gota, aumento del ácido úrico en la sangre y alimentación recargada en grasas y pobre en vegetales

El doctor Schneiderc, refiere varias experiencias llevadas a cabo en Hungría y en Alemania, en las que se logró la reducción o desaparición de tumores cancerosos tras la administración diaria de 250 g de remolacha roja rallada. o de 300-500 mI de su jugo. Estos efectos se producían incluso tras hervir y concentrar el jugo para hacerlo más tolerable por el estómago, lo cual quiere decir que la sustancia responsable de la acción anticancerígena, es resistente a la ebullición


Fragmentos de los libros "Como vivir sano" y "El poder medicinal de los alimentos"

Fuente: Revista EL Vegetariano