Información / Artículos
Vegetarianismo


Los Germinados



Donde las verduras y las hortalizas escasean, los germinados, el más antiguo alimento "vivo"
nos permite enriquecer las ensaladas y otros alimentos.



Los germinados son un manantial de clorofila, enzimas y vitaminas, muy indicado en cualquier tipo de alimentación.

También son un alimento predigerido y, por tanto, adecuado para estómagos delicados.

Se cuecen rápidamente o se comen crudos, de manera que nos ayudan a ahorrar combustible.

La semilla tiene como estructura básica el germen o embrión y una reserva nutritiva que lo alimentará para que se convierta en la futura planta, todo ello recubierto de una envoltura protectora que es la cáscara o tegumentos.

El germen de las semillas es el rudimento de una nueva planta, es decir, es una planta imperfectamente desarrollada, en estado de vida latente que espera condiciones adecuadas para manifestarse; en el momento en que éstas se presentan, la semilla inicia el proceso de germinación.

La germinación es el conjunto de fenómenos o cambios que se producen en una semilla para que el embrión pase de la vida latente a la vida activa, o sea para que brote o nazca y comience a crecer la nueva planta.

La reserva nutritiva antes mencionada, de una manera general en todos los granos y semillas, consiste en proteínas, carbohidratos, vitaminas y sales minerales. A la vez esta serie de nutrientes la requiere nuestro organismo para su correcto mantenimiento, y desarrollo, y se la proporcionarnos a través de los alimentos.

Casi cualquier semilla, grano o legumbre pueden germinarse, aún semillas que comúnmente no forman parte de nuestra alimentación como la de rábano, alfalfa, nabo, col, etc. El sabor de los germinados es variable, así el de alfalfa es muy agradable y en cambio el de rábano es picante.

¿Qué pasa durante la germinación?


Cuando las semillas se germinan su contenido nutricional cambia, se mejora y aumenta. En cuanto la semilla entra en contacto con el agua, el oxígeno y el calor necesarios, empieza a desarrollarse y tienen lugar entre otros los fenómenos siguientes:

1. Mediante la absorción de agua la semilla duplica su volumen y revienta la cáscara protectora.
2. Las enzirnas se activan y provocan una serie de transformaciones:

  • Las sustancias de reserva son predigeridas y se transforman en ácidos aminados, algunos de los cuales son imprescindibles para el ser humano. El contenido proteico de la semilla queda presente en el germinado, pero de una forma más fácilmente asimilable.
  • Se sintetizan abundantes vitaminas y fermentos. Otras vitaminas como la Vitamina C se multiplican (ver tablas adjuntas).
  • Las sales minerales ( calcio, fósforo, hierro, potasio y magnesio) también se multiplican.
  • Las grasas se transforman en ácidos grasos y el almidón en maltosa y dextrina, azúcares más simples que exigen menos esfuerzo al aparato digestivo. Así pues, se reduce la naturaleza feculosa de la semilla.
  • Se forma la clorofila.
  • Los ácidos y las toxinas que de forma natural acompañan a la semilla para su defensa, se descomponen.
  • El volumen y el contenido de agua pasa de ser de un 5 al 12% en la semilla a un 70% en el germinado ( con 3 cucharadas de semilla puede obtenerse casi un litro de brotes o germinados).


Contenido en vitamina C de las legumbres durante la germinación



Tiempo de germinación Contenido en vitamina C
   
Al cabo de 24h de germinación De 7 a 88 Mg. /100 g
Al cabo de 48 hr. De germinación De 10 a 12 Mg. /100 g
Al cabo de 72h de germinación De 12 a 14 Mg. / 100 g



Como obtener los germinados en casa?


Ingredientes:

  • 1 frasco de vidrio de un litro con boca ancha.
  • 3 cucharadas de semilla bien lavada (lenteja, soya, trigo, amaranto, alfalfa, garbanzo, etc. )
  • 1/2 litro de agua.

Procedimiento:

Las semillas se lavan y se colocan en el frasco con agua (tres veces su volumen). La boca del frasco puede cubrirse con una tela delgada para que no entren los insectos.
El frasco se deja en un lugar obscuro y cálido: de 10 a 12 horas para la alfalfa, de 12 a 15 horas para las lentejas y soya.
Luego se escurre el agua (la tela evitará que salgan las semillas) y se enjuagan bien con agua tibia.

Se acomodan los granos a lo largo de la pared del frasco y se vuelven a colocar en un lugar oscuro y cálido, enjuagándolos dos o tres veces los primeros días y luego una vez al día.

Nota importante: unas 48 horas después de haber iniciado el remojo, las semillas ya están muy reblandecidas, por lo que su cocimiento se hará en mucho menor tiempo (y podrían ser no más de 10 minutos de hervor) y con un ahorro considerable de combustible.

Cuando los brotes tienen de 2 a 3 centímetros de largo se exponen a la luz solar indirecta por espacio de unas 2 horas para que las hojitas se pongan de color verde, o sea, para que se les forme la clorofila, con esto se favorece el aumento de Vitamina C y toman un sabor más agradable.



Si se desea separar las capas exteriores de las semillas, o sea las cáscaras, antes de comer los brotes, éstos se colocan en una cubeta con agua y entonces las cáscaras flotan y se recogen en la superficie, mientras que los brotes se van al fondo.
Ahora los germinados están listos!

El cuidado de los germinados consiste básicamente en proporcionarles el drenaje adecuado ( escurrir completamente el agua con que se enjuaguen) para mantenerlos solamente húmedos, ya que mucha agua o muy poco aire crearán hongos y desechos. En clima más caliente y más húmedo, acorte el tiempo de remojo y enjuáguelos con más frecuencia para mantenerlos frescos. Así pues, el tiempo de germinación varía según la temperatura. También la clase de semilla tiene que ver con el tiempo de germinación. Por ejemplo, los brotes de ajonjolí se amargan teniéndose en proceso de germinación más de dos días, es decir que deben aprovecharse a más tardar 48 horas después de haberse iniciado el remojo. En el caso del amaranto se consideran como condiciones óptimas para la germinación una temperatura de 30°C y un intervalo de tiempo que va de 18 a 30 horas, ya que puede obtenerse un incremento en la concentración de proteína de 15.78 a 16.11% y en cuanto a la lisina de 4.52 a 5.55 gramos por 100 g. de proteína.

Los germinados en la alimentación.

En comparación con otros alimentos, los germinados son la máxima manifestación de lo vivo gracias a su fuerza de crecimiento; precisamente contienen hormonas de crecimiento, además de proteínas de gran valor biológico. Sus efectos desintoxicantes y reconstituyentes ayudan a que nuestro cuerpo se mantenga sano. Son uno de los alimentos más ricos en enzirnas, vitaminas, minerales y oligoelementos, presentados además en una combinación fácilmente asimilable.

Los germinados fortalecen el sistema inmunitario y constituyen un excelente suplemento vitamínico para contrarrestar los efectos negativos de la vida actual: estrés, ruido, exceso de trabajo y alimentos desnaturalizados.

Las semillas germinadas son un alimento predigerido, lo que supone una economía energética para el cuerpo, al exigir menos esfuerzo al aparato digestivo. Por ser alimentos frescos no se pierde la energía de sus sustancias activas y debido al alto contenido en enzimas llegan a aprovecharse todas, a diferencia de los alimentos desnaturalizados (energía vacía) o de las carnes (energía excesivamente costosa, entre otros inconvenientes). Los procesos industriales destruyen la vitalidad del alimento que requerirá más energía para ser digerido y además, "robará" sustancias orgánicas del propio cuerpo para poder asimilarlo.

Se trata pues del alimento más nutritivo y vital al mínimo precio. Es más barato que cualquier otro si calculamos la cantidad de energía y dinero gastado antes de que podamos comer un determinado alimento: productos químico, maquinaria, transporte, empaquetado y publicidad, frigoríficos, personal, intermediarios. . . Con todo, el precio más caro que pagamos es el progresivo empobrecimiento del suelo y el deterioro de nuestro planeta.

 

Contenido en vitamina B12 de algunas legumbres durante la germinación
Antes de germinar
Al cabo de 2 días
Al cabo de 4 días
Mungo
0.61
0.81
1.35
Lentejas
0.43
0.42
2.37




La germinación nos permite participar en el cuidado del planeta y sus recursos. Para los que vivimos en la ciudad, nos sensibiliza ante los procesos vitales que se desarrollan en la naturaleza.

Los germinados nos dan más que ninguna otra verdura, la seguridad de alimentarnos con un producto no adulterado. Se pueden sembrar y recoger, vigilar su crecimiento y calcular el día en que habrán alcanzado el máximo sabor y energía.
Gracias a su riqueza nutritiva, vitamínica y mineral, son un alimento muy recomendable para los niños y mujeres embarazadas. Y, por tratarse de un alimento predigerido por los procesos enzimáticos, resulta indicado para quienes no toleren las legumbres cocidas.

Contienen sustancias amargas y aceites volátiles que favorecen el metabolismo en general, estimulan las secreciones del páncreas, los procesos de eliminación y también regeneran la flora intestinal. Tienen propiedades depurativas y mineralizantes y forman parte de las dietas para el tratamiento de tumores malignos. Por su bajo contenido calórico están indicados para personas con exceso de peso y por tratarse de un alimento integral sacian el hambre durante más tiempo.

Se denomina germinado a cualquier semilla cuyo metabolismo es estimulado por el contacto con el agua, el aire o el calor. Germinar es crear las condiciones adecuadas e idóneas para que la vida que habita en cada semilla despierte.

Son la máxima fuente de proteínas, aminoácidos, enzimas, vitaminas y minerales que tenemos a la mano y debemos aprovechar. Son alimento vivo, ya que al ingerirlos estamos incorporando a nuestro organismo la energía vital de la semilla que acaba de despertar. Al añadir los germinados a nuestra alimentación , aunque sea en poca cantidad, podemos conciliar mejor el modo actual de vida con el mantenimiento de una buena salud. La alimentación moderna suele carecer de alimentos vivos. Muchos de los productos que consumimos proceden de países lejanos y con el fin de que tengan buen aspecto en los supermercados, sufren tratamientos de conservación que destrozan su vitalidad. Hasta las frutas frescas son recogidas antes de estar maduras lo que implica una gran pérdida de su valor nutritivo.

El cultivo de germinados nos permite:

  • Asegurarnos que nuestros alimentos estén libres de pesticidas e insecticidas.
  • Se almacenan y transportan fácilmente sin estropearse.
  • Se pueden cultivar en casa con mínimo esfuerzo.
  • Están llenos de energía.
  • Son ricos en vitaminas y otras sustancias biológicas esenciales para nuestra salud.
  • Son digeridos y asimilados fácilmente por el organismo.
  • Proporcionan una alimentación muy barata, con sólo unos centavos, agua y paciencia podemos contactarnos con la maravilla de la naturaleza y se los jardineros del hogar.

Las semillas sometidas a un proceso germinativo modifican su composición química aumentando su concentración en minerales y vitaminas. Las enzimas transforman el almidón en azúcar simple (glucosa o fructosa) y permiten la síntesis de las vitaminas A, B y C. Esto también sucede en la cocción, pero existe una gran diferencia entre semillas germinadas y cocidas: el grano cocinado pierde su capacidad de germinar, su vida y su capacidad de transmitirla. Por el contrario, una semilla germinada pasó de un estado de vida latente a una vida en activo, animada por su propia fuerza vital y si nada se lo impide es capaz de trasmitir esa vida creando otras futuras semillas. Por otro lado, una semilla cocinada, si bien se hace más comestible al degradare su almidón, pierde siempre vitaminas. Sin embargo, una semilla germinada transforma su almidón, sintetiza clorofila y multiplica sus vitaminas. Los germinados son buena fuente orgánica de clorofila para quienes viven en departamentos y no tienen a su alcance vegetales de origen orgánico. Su costo es muy bajo y su rendimiento inmenso: 1 kilo de semillas de alfalfa rinde 8 kgs. de brotes.

Las semillas que se requieren para germinar deben estar vivas, no sirven semillas irradiadas o sometidas a procesos físicos o químicos que alteren su estructura vital.

Germinados Saludables

La salud del cuerpo físico ha de ser preocupación de todo aspirante a la vida superior. La evolución espiritual requiere la educación de los vehículos del hombre. Por tanto para alcanzar la purificación del organismo físico, el cuerpo ha de ser provisto con la nutrición apropiada.

Mas y más gente esta descubriendo los beneficios que pueden ser recibidos por adicionar a la dieta la energía condensada y oculta en las semillas y liberada en forma de germinados. Las Enseñanzas de la Sabiduría Occidental recalcan la importancia de la nutrición, no solamente para la salud del cuerpo físico, como para la ayuda de la sensibilidad espiritual. Por lo tanto cualquier aspirante a la vida superior, debería estar consciente de los beneficios de los alimentos orgánicos, obtenidos mediante los germinados.

Los retoños de semillas están tomando rápidamente su lugar en los hogares a medida que las amas de casa, aprenden que las semillas germinadas contienen nutrientes vitales, necesarios para nuestros cuerpos. Los germinados son muy nutritivos porque contienen todos los elementos que una planta necesita para vivir y crecer. El endosperma de las semillas es el almacén de los carbohidratos proteínas y aceites. Cuando las semillas germinan, se vuelven aminoácidos predigeridos y azucares naturales de los que el embrión de la planta se alimenta a medida que crece para madurarse. Cuando se usa como alimento, la fuerza de vida es liberada y suministra la energía que es capaz de generar células sanas, supliéndonos con nuevo vigor y vida. Usados junto con la dieta, los germinados pueden retardar los procesos de envejecimiento, ya que estos contienen grandes cantidades de hormonas masculinas y femeninas, disponibles en su forma más asimilable. Los alimentos procesados pierden a menudo las vitaminas y minerales, necesarios para una dieta balanceada. Las investigaciones muestran que en los germinados se encuentran uno de los contenidos más altos en vitaminas y minerales. Los germinados por lo tanto deberían ocupar un prominente lugar en la dieta. Entre sus virtudes está el hecho de que son semillas de bajo costo, pueden ser almacenadas indefinidamente, son fáciles de cultivar y cuando germinan incrementan muchas veces su valor nutricional.

Equipo Necesario

Muy poco equipo es necesario para que las semillas germinen: varios frascos de medio galon de boca ancha y suficiente estopilla de tela o nylon, que se utiliza para cubrir los frascos. Se pueden utilizar bandas de caucho para sujetar la tela de la boca del frasco. El numero de frascos necesarios puede ser determinado por la cantidad y frecuencia de germinados deseados. Se recomienda no colocar simultáneamente mas de una clase de semillas en un mismo frasco.

Con el equipo en mano, podemos ahora considerar los tres procesos de crecimiento requeridos, para las tres mayores clasificaciones de germinados: Semillas, granos y legumbres.

Como Hacer que Crezcan

1. Las Semillas incluyen: Alfalfa, apio, trébol, avenas, rábano, alholva (o fenogreco) y girasol. Remoje la cantidad deseada de semillas, cerca de una o dos cucharadas soperas, en un tarro de dos cuartos de galón llenándolo hasta la mitad con agua tibia y cúbralo con la estopilla o nylon, asegurándolo con la banda de caucho. Coloque el tarro en un área oscura, a temperatura ambiente, por un termino de cinco horas. Luego de cinco horas drene, enjuague y permita a las semillas estar sin el agua por un termino de ocho a doce horas. Enjuague y drene nuevamente el agua para prevenir que se descompongan. Para los seis próximos días, los gérmenes se deben enjuagar y drenar dos veces al día utilizando agua tibia. Se deberían mantener a temperatura ambiente en un lugar oscuro. Luego del sexto día, colóquelos a la luz para aumentar su contenido de clorofila. Al determinar la cantidad desea de semillas para cada envase, tenga en cuenta que estas ampliaran su tamaño original cerca de ocho veces. Un envase puede ser utilizado al comienzo, pero luego pueden adicionarse otros de acuerdo a como aumenten las necesidades.

2. LOS GRANOS: incluyen centeno, trigo, alforfón ( o trigo sarraceno) , cebada, mijo y arroz. Su preparación es la misma que para con las semillas.

3. LAS LEGUMBRES: incluyen lentejas, porotos mung y de Soya. Debido a su dureza estos requieren remojarlos inicialmente de quince horas aproximadamente. Se deben enjuagar dos veces al día y se les debe dar tres días para su adecuada germinación. Una taza de frijoles puede ser utilizada por cada envase de dos cuartos de galón, ya que su expansión no es tan amplia como en el caso de las semillas y granos.


Debería tenerse en cuenta que los germinados de lentejas y girasol no deben ser más grandes que la misma semilla, para ser sabrosos. El tiempo requerido para que estas semillas crezcan es de dos a tres días.

Como obtener las Semillas

Semillas, Granos y Legumbres pueden ser obtenidos en su mayoría en tiendas de productos naturales y con proveedores de granos, a precios económicos, como una manera saludable de proporcionar comida de mesa para toda la familia. Como precaución se debe comprarse semillas no tratadas. En casos de reducción drástica de los alimentos, de una guerra o de una catástrofe natural una cantidad almacenada de ellos puede ser utilizada como alimento de supervivencia.

Valor Nutricional

Uno de los muchos beneficios de los germinados, es su alto contenido de energía. La siguiente es una breve reseña del valor alimenticio de algunos de los más populares germinados:

1. Todas las LEGUMBRES tales como las mencionadas anteriormente tienen altas concentraciones de proteínas y almidón y son formadoras de ácidos, a menos que estén germinadas.

Cuando se sigue una apropiada dieta de verduras, semillas, nueces, vegetales y frutas, se consigue un balance apropiado de ácidos versas alimentos alcalinos. Cuando la dieta es pesada en proteínas, el resultado es la acidez, y es entonces cuando es necesario eliminar la formación de ácidos de las comidas en cuanto sea posible. Los germinados ayudan a reducir el desequilibrio acido-alcalino que puede ocurrir cuando granos, legumbres y otras proteínas son usadas.

Los porotos mung, similares en su composición a las frutas, son ricas en vitaminas A, C, y complejo B.

2. La mayoría de las semillas contienen una gran cantidad de fósforo, un importante mineral para el aspirante espiritual, quien desea incrementar su alerta y habilidades mentales. El fósforo también es saludable para huesos y dientes, lo cual los hace deseables para bebes y niños.

Los germinados de girasol, son ricos en vitaminas B y D y todos los aminoácidos esenciales.

Las semillas de sésamo son una fuente rica en calcio, hierro, fósforo, niacina y proteína.

La alfalfa, probablemente la semilla germinada más popular, contiene mucha clorofila, como también vitamina A, complejo B, C, E, G, K y U. También poseen grandes cantidades de hierro, calcio, fósforo y azufre.

3. GRANOS : El trigo ha sido el favorito de muchos que intentan seguir una dieta natural. Estos germinados contienen vitaminas C, E, complejo B, magnesio, calcio, fósforo, sodio, potasio, proteínas, encimas, clorofila y posiblemente B-17. Cocinado, es inaceptable para algunos individuos, causando congestión del moco, reacciones alérgicas y estreñimiento. En forma de germinado una porción grande de almidón se convierte en azucares simples, haciéndolo un alimento sano y aceptable a muchos que necesitan eliminarlo como fuente de alimento.


Germinados en la Dieta

Para la mayoría de las personas los germinados serían una excelente adición en su dieta. Sin embargo, como no podemos establecer una regla dietética en conjunto, para abarcar el caso de cada individuo, sugerimos observar la apropiada discreción en su uso.

Los germinados son mejores si se comen crudos, porque la cocción siempre destruye una gran parte de su contenido nutricional. El brote entero puede comerse, incluyendo las raíces y hojas. Los germinados pueden comerse solos, pero también pueden ser agregados a las ensaladas, emparedados y sopas. También pueden mezclarse en los alimentos, compotas, salsas y aderezos. Pueden ser guardados en el refrigerador, en un tarro o bolsa plástica hasta por dos semanas. Es preferible sin embargo, hacer cantidades frecuentes de germinados, porque tienden a hacerse rancios al guardarlos por mucho tiempo. Puesto que al volverse rancios se crean productos químicos peligrosos se recomienda hacer el esfuerzo de mantenerlos frescos para la dieta.

Hay beneficios físicos y espirituales, cuando nosotros tratamos de purificar nuestros cuerpos con alimentos saludables. Los germinados junto con otras comidas puras, son excelentes en su estado natural. La dieta apropiada puede ayudarnos en nuestro esfuerzo, por elevar nuestra sensibilidad a más altas vibraciones . Cuando nos volvemos individuos mas sensibles, permitimos un mejor uso de nuestros cuerpos en el servicio de la humanidad.

La Sensatez de una Dieta Vegetariana

Muchas personas creen que una comida sin carne esta incompleta, ya que desde el tiempo inmemorial se considera un hecho que la carne es el alimento mas fortaleciente que existe. Todos los demás alimentos se han visto siempre como meros accesorios de una o mas clases de carnes en el menú. Nada puede ser mas falso, la ciencia ha comprobado con experimentos que la nutrición que invariablemente se obtiene de los vegetales, tiene una mayor energía alimenticia, y la razón es fácil de comprender cuando observamos esto desde el punto de vista oculto.

La ley de Asimilación es que ninguna partícula de alimento se asimila si no es dominada por el espíritu morador. El ego debe ser el indisputable y absoluto soberano de su cuerpo, gobernando las células como un autócrata, pues de no hacerlo así todas se irían por su lado causando su destrucción, como cuando el Ego se desprende totalmente.

Es evidente que cuando mas confusa es la conciencia de la célula mas fácil es subyugarla y mantenerla bajo sujeción. Los distintos reinos tienen distintos vehículos y por lo tanto una conciencia diferente. El mineral solo posee un cuerpo denso, una conciencia como de un trance profundo. Por este motivo seria mas fácil subyugar los alimentos tomados directamente del reino mineral y serian retenidos un mayor tiempo, sin que hubiera la necesidad de comer a menudo, pero ya hemos descubierto que el organismo humano vibra tan rápidamente que es incapaz de asimilar de inmediato material inerte. La sal, así como las sustancias parecidas, pasan fuera del sistema inmediatamente, sin haber sido asimiladas. El aire, lleno de nitrógeno y el que necesitamos para reponer los desperdicios, si lo respiramos en nuestro sistema, pero sin embargo no podemos asimilar este ni ningún otro mineral, hasta que haya sido primeramente transformado en plantas en el laboratorio de la naturaleza.

Las plantas tienen cuerpos denso y vital, lo que les permite hacer ese trabajo; su conciencia es profunda, de sueño sin ensueños, así que es fácil al Ego dominar las células vegetales, subyugándolas por largo tiempo y he aquí el porque de la gran energía alimenticia que contiene el vegetal.

En el alimento animal, las células ya se han individualizado, pues el animal tiene un cuerpo de deseos que le da una naturaleza pasional. Se comprende fácilmente que cuando comemos carne, es mas difícil dominar estas células que tienen conciencia animal parecida a la condición del sueño, y que estas partículas no quedarían subyugadas por mucho tiempo. Es por este motivo que una dieta de carnes, exige mayores cantidades y mas frecuencia que una dieta de vegetales frutas. Si fuéramos aun mas allá y comiéramos la carne de los animales carnívoros, padeceríamos de hambre todo el tiempo, pues las células estarían extremadamente individualizadas y buscarían su libertad mas rápidamente.
Es verdad que una alta cantidad de azúcar, almidón y grasa, hace daño al sistema, pero se exhalan por los pulmones como gas ácido carbónico y agua por medio de los riñones y la piel. Sin embargo un exceso de carnes también se quema, pero deja en el sistema el venenoso ácido urico.

Cada día se va comprendiendo mejor el hecho de que ingerir menos alimento carnívoro es preferible para nuestro bienestar.
Es natural que deseemos la mejor alimentación, pero cada cuerpo animal tiene el veneno de la descomposición ya en si. La sangre venosa esta llena de dióxido de carbono y otros productos nocivos que van ya en su curso hacia los riñones o por los poros de la piel para ser expulsados como orina o sudor. Estas sustancias repugnantes están en cada porción de la carne, y cuando comemos este alimento estamos llenando nuestro cuerpo de venenos tóxicos. Muchas de las enfermedades que padecemos se deben a l uso de la alimentación carnívora.

Hay prueba abundante de que la dieta carnívora fomenta fiereza salvaje. Podemos mencionar la conocida fiereza de los animales de presa, mientras que la prodigiosa fortaleza y la naturaleza dócil del buey, el elefante y el caballo, muestra el efecto de la dieta herbívora en los animales.

Tan pronto adoptemos la dieta vegetariana, escaparemos de una de las mas serias amenazas a la salud ; la putrefacciones las partículas de carne enclavadas entre los dientes. Las frutas, cereales, y vegetales son por naturaleza muy lentos en deteriorarse; cada partícula contiene una enorme cantidad de éter que los mantiene vivos y fragantes por largo tiempo, mientras que el éter que interpenetra la carne y compone el cuerpo vital del animal se va con el espíritu a la hora de la muerte. Por lo tanto, el peligro de infección por medio de la alimentación de vegetales es muy poco, además de que muchos de ellos son verdaderamente antisépticos en alto grado. Podemos aplicar esto particularmente a las frutas cítricas: naranjas limones toronjas etc.. sin omitir a la reina de los antisépticos, la piña que se ha usado muy a menudo con éxito total como una cura para la temible difteria. De modo que en lugar de envenenar el sistema digestivo con elementos putrefactos como los que contiene la carne, las frutas limpian y purifican el sistema, y la piña es una de las mas grandes ayudas de la digestión que pueda conocerse. Es muy superior a la pepsina y no hay necesidad de recurrir a la crueldad para obtenerla

Existen doce sales en nuestro organismo que son muy vitales, y representan los doce signos del zodiaco.
Estas sales se necesitan para edificar el cuerpo. No son sales minerales como se cree generalmente; son vegetales. El mineral no tiene cuerpo vital, y es solamente por medio del cuerpo vital que se lleva a efecto la asimilación. Por lo tanto, estas sales tenemos que obtenerlas por medio del reino vegetal. Hoy día la ciencia medica cree estar haciéndolo así, pero ignora que el fuego que se usa en el proceso, arroja y destruye el cuerpo vital de la planta, dejando solamente las partículas minerales. Si deseamos renovar el abastecimiento de sales en nuestros cuerpo, debemos obtenerlo de la planta sin cocer, y es así como debe ser administrada al enfermo.

No debemos sin embargo, llegar precipitadamente a la conclusión que todos sin excepción debemos dejar de comer carne y vivir enteramente de alimentos de plantas crudas. En nuestro presente estado de evolución hay muy pocos que pueden hacerlo así. Debemos tener mucho cuidado, de no elevar las vibraciones de nuestro cuerpo muy rápidamente, porque para poder continuar nuestra labor en las presentes condiciones, debemos tener cuerpos adecuados.
Los ocultistas saben que hay una llama en el cráneo, en la base del cerebro. Brilla continuamente en la medula oblonga, en la parte superior de la medula espinal, y es de origen divino. esta llama emite un sonido como el del zumbido de una abeja, que es la nota clave del cuerpo físico. Construye y une todo el conjunto de células que se conoce como "nuestro cuerpo".

La llama brilla, viva o débil, clara o borrosa, de acuerdo a como la alimentamos. Hay un fuego en todo en la naturaleza, excepto en el reino mineral. este no tiene cuerpo vital y por lo tanto no hay avenida para que ingrese el espíritu de Vida, el fuego. Abastecemos este fuego sagrado con las energías del sol entrando en el cuerpo vital por medio de su equivalente etérico, el bazo, y de ahí pasa al plexo solar donde toma color y es conducido hacia arriba directamente por la sangre. También alimentamos este fuego de la llama viva que absorbemos del alimento sin cocinar que comemos y asimilamos.

Examinando el caso de la alimentación carnívora desde el punto de vista ético, esta en contra del elevado concepto de no matar para comer. Tenemos una deuda muy considerable que pagar a estas humildes criaturas de quienes somos los homicidas, cuando por el contrario deberíamos ser sus mentores. La buena ley que siempre trabaja para corregir abusos vendrá a su debido tiempo a relegar el habito de comer animales asesinados, al basurero de las practicas obsoletas.

El hombre, en sus primeras etapas de desenvolvimiento era en ciertos aspectos como la bestia de presa. Sin embargo va a ser una divinidad, por lo que debe de cesar de destruir y comenzar a crear. En el pasado el alimento carnívoro ha fomentado una inventiva humana de forma inferior, sirviendo un propósito a nuestra evolución; pero ahora estamos ante el umbral de la Nueva Era, cuando el autosacrificio y el servicio traerán el crecimiento espiritual a la humanidad. La evolución de la mente conllevara una sabiduría mas allá de nuestro mayor concepto; pero antes de que sea factible que se nos pueda confiar esa sabiduría, tenemos que convertirnos en mansas palomas. De otra forma, podríamos convertirla en propósitos tan egoístas y destructivos que seria una increíble amenaza para nuestro prójimo. Para evitar esto, debe adoptarse una dieta vegetariana.

Aun desde el punto de vista puramente practico, la dieta vegetariana es de gran ventaja. Los costos cada vez mas prohibitivos de la carne, han hecho que las amas de casa hayan buscado sustitutos, y son muchas las que están aprendiendo poco a poco que este alimento dado por Dios, el vegetal es delicioso y sano. Muchas personas que han estado alimentándose de frutas y vegetales han llegado a la realización de que su salud ha aumentado y en muchos casos esta mejoría física ha venido acompañada de mejoría mental y moral.

Se ha indicado que se necesitan doce acres de pasto para proveer carne suficiente para una sola persona . Si estos campos se usaran como huertos producirían lo suficiente para alimentar varias familias de tamaño regular. Con el aumento de población en el mundo, pronto se hará necesario discontinuar la crianza de ganado y se dedicaran los campos al sembrado de vegetales y trigales.

En esta era de cambios cuando las cualidades mentales de la población mas joven están tan fuertemente desarrolladas una nueva raza de vegetarianos esta naciendo, especialmente en la costa del Pacifico. La época venidera será una era vegetariana y todos los que sigan con el progreso han de adherirse a ella muy naturalmente.


Algunas recetas con germinados

Las siguientes son ejemplos de recetas. La mayoría de comidas se puede realzar con la adición de germinados. El cocinero puede utilizar su creatividad para adicionar germinados en sus platos preferidos.

Leche de mijo

Ingredientes para 4 personas:
a) 200 gramos de mijo germinado.
b) 200 gramos de girasol germinado.
c) 3/4 de litro de agua de mesa.
d) Una pizca de alga kombu (kelp) molida o una sal de hierbas similar)

Se tritura el mijo y el girasol con un poco de agua y se sazona. Para variar , puede sustituirse el alga por miel.
La leche de mijo es suave y crea un entorno alcalino en el cuerpo. Su alto contenido en ácido silícico reconstituye las uñas y el cabello. Al parecer, Pitágoras apreciaba mucho el mijo, lo recomendaba a sus alumnos para que se desarrollaran tanto física como psíquicamente.

Lentejas germinadas sobre rodajas de manzana

Ingredientes para 4 personas:
a) 200 gramos de lentejas germinadas.
b) 1 cucharada de alholva germinada.
c) 1/2 apio rallado muy fino.
d) 2 manzanas partidas en dos, sin pepitas.
e) l/2 limón exprimido para rociar las rodajas de manzana
f) 100 gramos de berro.

Se mezclan los germinados con el apio y se disponen las rodajas de manzana rociadas con el limón sobre cuatro platos. Se deposita la ensalada sobre las rodajas de manzana y se decora con el berro. Se puede sazonar con una salsa a base de yogur, una cucharadita de menta fresca picada fina y una pizca de sal. Para variar puede ponerse la ensalada sobre rodajas de papas cocidas.
.
Ensalada de brotes con batido de piña

½ taza de Agua
½ taza de piña en pedazos
½ taza de germinados de alfalfa
2 cucharadas de semillas de sésamo

Coloque la piña y el agua en la batidora y mezcle hasta obtener una salsa consistente. Coloque la salsa sobre los germinados de alfalfa, rocíe molidas las semillas de sésamo sobre la ensalada.

Ensalada de brotes

½ taza de germinados de Frijol de Mung
½ taza de germinados de alfalfa
½ taza de lechuga de alforfón, cortada
1/8 de taza de germinados de alholva
½ taza de girasol verde
Aceite prensado en frío para sazonar

Agregue la lechuga del alforfon cortada y las verduras de girasol a los germinados, mezcle y sirva.

 

Armando Silerio Valenzuela y la Gentileza del Dr. Pablo Elias Gómez Posse

 



| Inicio | Acerca de UVA | Vegetarianismo/Veganismo | Artículos | Boletín | Restaurantes | Recetas |
| Afiliación | Noticias |

Escríbenos:uva@ivu.org